Cuando yo te conocí

Cuando yo te conocí
eras muy pequeñita.
Me dije para mí
¡qué chiquilla tan bonita!

Tu carita es de azucena,
tus ojitos dos violetas
y tú, hijita, eres
la más guapa del planeta.

La sonrisa de mi niña
son flores de primavera,
limpias y transparentes,
puras y verdaderas.

Tu cuerpecito es tan frágil,
tan delicado y tierno,
que cuando lloras
a mí me duele muy adentro.

Yo quisiera calmar su llanto
y a veces no sé cómo hacerlo,
la estrecho entre mis brazos
y la colmo de dulces besos.

Las lágrimas de mi niña
son gotitas de rocío
y yo a su lado me siento
en un jardín florido.

Cuando mi hija toma el pecho
con sus ojitos me mira.
Ella me sonríe y luego
queda dormidita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: